fbpx

¿Por qué Millemonti Condominio Campestre es una buena inversión?

Panorámica

En este blog sólo vamos a hablar de inversión financiera. Luego hablaremos de otras formas de capital.

Hay momentos en que el árbol no nos deja ver el bosque completo. Una buena inversión usualmente se encuentra cuando aún no es muy buscada por la gran mayoría. Valga el cliché aquí que usan los buenos inversionistas de la bolsa de valores y es que cuando la mayoría considera que una acción está muy buena y hay que comprarla, es cuando hay que alejarse porque ya pasó el momento ideal de compra y ya es el momento de vender. Y esto es también aplicable a los bienes raíces. Comprar cuando el área de influencia está en crecimiento, pero el sector específico apenas está empezando, es un buen momento para comprar, pues las posibilidades de que esa inversión tenga buena rentabilidad en el tiempo son altas.

Pongamos a Llanogrande como ejemplo. Hace años, si alguien decía que quería comprar en Llanogrande era considerado excéntrico, pues irse a vivir en un sector TAN alejado de Medellín era casi absurdo; vías en mal estado, poca vida social y en general, no había mayor atractivo. Por otro lado, los visionarios vieron en Llanogrande una muy buena opción, pues era un sector que se veía iba a crecer y que sus vías, vida social y en general todos sus alrededores tomarían la ruta normal de las áreas que se empiezan a poblar y generan crecimiento económico. Es así, que el que compró una finca hace 10 años, lo hizo a $70,000 /m2 (Datos Camacol Antioquia) y hoy lo puede vender a $350,000/m2 (Datos comerciales), generando un retorno de inversión del 500% (Incremento simple IPC última década: 48.2%; datos DANE), siendo mucho mayor al incremento del costo de vida de Colombia.

Sin alargarnos más, y sin querer compararnos con Llanogrande, somos unos convencidos que Millemonti es una muy buena inversión ya que su zona de influencia está en continuo crecimiento: estamos ubicados a tan sólo 3 kilómetros del terreno comprado por la cadena de Hoteles Decameron (asociado ya al Club de Golf La Macarena) y quienes tienen en su proyecto construir un gran centro de convenciones, un gran hotel y en el tiempo desarrollar un proyecto de parcelaciones con casa para vender (esta información se obtuvo verbalmente en el club La Macarena-Decameron, en visita realizada a principios de este año); el aeropuerto sigue creciendo, adaptándose a aeropuerto internacional; varias cadenas hoteleras están posicionándose en la zona, entre otros. Adicionalmente estamos a tan solo 21 km del aeropuerto, 17 km del hospital San Vicente de Paul, uno de los de tecnología más moderna, 15 km al mall de Llanogrande, 9km del centro comercial San Nicolás y ni hablar que con el túnel de oriente quedamos a menos de 45 minutos de Medellín. Y en menos de 1 hora se puede llegar a lugares turísticos para hacer deporte como Guatapé, Cocorná (parapente), Carmen, y muchos otros sitios más.

Marinilla por su parte, en su plan de crecimiento tiene proyectada una increíble ciclo-ruta que la va a conectar con Ríonegro; así mismo tiene proyectado pavimentar sus vías veredales. Hoy hay quienes digan “aún falta crecimiento” y cuando las vías y el entorno ya sea concurrido, será cuando todos los demás quieran comprar.

Y así podríamos continuar evaluando todas las formas de capital. Y lo haremos en otros blogs que compartiremos con ustedes.

One Comment

  1. Karla

    Hola. Yo vivo en Bogotá. Con todo lo que está pasando en nuestro país, pienso que sí es una buena opción vivir en las afueras de la ciudad y ojalá vivir en medio de naturaleza. Por tu blog puedo deducir que el área en donde está Millemonti está en crecimiento. ¿En qué etapa de crecimiento se encuentra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_COES
× Contáctanos